Sueño de color

Fuimos a visitarle a su casa, resulta que vive por aquí cerca, en Boston. Tenemos una amiga común, pero no recuerdo su nombre. Una mujer mayor de pelo cano que vive en una casa con nombre propio ¿que había diseñado él mismo?
Es el Picasso mayor, calvo, pero muy animado y activo. Es sorprendente haber ido a su casa a cenar. Le pregunto por cómo se siente con tanta retrospectiva ¿o es la pregunta que imagino haber preguntado?

Me habla de uno de sus últimos proyectos. En una de esas estaciones de tren en mitad de la nada él va con un traje de chaqueta. La cosa es que ese traje desprende pintura de colores, y según se va apoyando en el edificio, lo va pintando. Una especie de gamberrada o arte público que va llenando de color la pared y a él mismo. Recuerdo los rojos en la pared y sobre su corbata, camisa y chaqueta. Algún azul tal vez, negros cerca del suelo. La pared cada vez más coloreada mientras él sigue girando y girando para pintar la estación entera.

Una especie de arte furtivo, pero no tiene quien lo persiga.


Me desperté y escribí el sueño. Al ir a comprar el periódico del día vi que uno de sus cuadros ocupaba casi toda la portada.

pd: Marcus me respondió con el sueño de una amiga suya.

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

*
*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code class="" title="" data-url=""> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> <pre class="" title="" data-url=""> <span class="" title="" data-url="">